Blog sobre desatascos y mantenimiento de redes de saneamiento
Ahora es el momento: impermeabilizacion de foso de ascensor isurbide

Ahora es el momento: impermeabilización de foso de ascensor

Con la entrada del otoño damos comienzo a la época de lluvias. Una estación donde es habitual ver las temidas inundaciones en los huecos de los ascensores. Muchas comunidades de propietarios y bloques de oficinas no cuentan con fosos correctamente impermeabilizados, lo que hace que estos se llenen de agua cuando se producen precipitaciones intensas durante estos meses del año.

Para prevenir este tipo de situaciones desagradables, lo mejor es que recurras a un servicio profesional de fontanería que selle debidamente el espacio de tu ascensor para que el agua no vuelva a entrar. Esto supondrá un importante ahorro, pues no será necesario que vuelvas a realizar reparaciones en la maquinaria del mismo debido a daños producidos por la inundación.

¿Cómo se realiza la impermeabilización en fosos de ascensor?

  • Usando morteros de fraguado rápido. Estos morteros son modelos de altas prestaciones y gran dureza que consiguen que el hueco del ascensor quede totalmente impermeabilizado, evitando la entrada del agua de lluvia o proveniente de posibles averías en el sistema de tuberías. Es una solución realmente efectiva en la lucha contra las filtraciones en los fosos de ascensor.
  • Aplicando inyecciones de resina. Es un moderno sistema que lleva usándose poco tiempo, pero que se ha convertido en la principal herramienta a la hora de evitar este problema. Se trata de una resina hidroexpansiva que se inyecta en la cara interior del foso del ascensor. Esto es posible gracias a una serie de pequeñas perforaciones que se realizar en la superficie, donde se insertan los packers que permiten inyectar el producto. La resina llega a las zonas donde los profesionales son capaces de llegar. Rellena todos los huecos y crea un efecto tapón que acaba con las filtraciones.

Antes de proceder a la impermeabilización del foso es importante que se realice una limpieza previa del mismo. En los casos en los que aún haya agua, se debe achicar hasta que no quede nada en el interior. Además, hay que preparar las paredes para que se pueda aplicar la solución escogida. Una vez se haya terminado, es necesario realizar una revisión de los fosos de ascensor de manera periódica. Aunque existe una garantía del servicio, los productos aplicados tienen una efectividad de duración determinada, por lo que deben revisarse de manera profesional.

El mantenimiento de los fosos de ascensor no solamente supone un importante ahorro de dinero en reparaciones, sino que también es una forma de cuidar de la salud de las personas que viven o trabajan en tu edificio. La acumulación de agua puede provocar la aparición de insectos, olores desagradables e incluso bacterias perjudiciales para la salud. Por ello, es necesario acabar con el problema en el mismo momento en que lo detectes.

COMPARTE

Deja un comentario