Blog sobre desatascos y mantenimiento de redes de saneamiento
Maquinaria para desatascos de tuberías isurbide

Maquinaria para desatascos de tuberías

Por las tuberías de saneamiento y alcantarillado circulan aguas sucias con gran cantidad de residuos sólidos. Muchos de los tramos de estas tuberías tienen pendientes muy bajas, del orden del 2%, propiciando que estos residuos avancen mucho más lentamente que el agua y, en ocasiones, provoquen atascos. Por tanto, la limpieza del saneamiento se torna vital para prevenir dichos atascos.

La pendiente del saneamiento no es fácil de incrementar porque daría lugar a tuberías demasiado profundas. Un buen mantenimiento de las instalaciones es la solución a sus desagradables consecuencias.

Un mantenimiento periódico, en el caso de la cornisa cantábrica preferiblemente al acabar la época más seca del año, evitará las roturas, inundaciones y olores derivados de los atascos. Además, a la larga te resultará mucho más barato, ya que evitarás los altos costes de las limpiezas de urgencia.

Sistemas de limpieza

Cuando se producen atascos resulta esencial contar con la maquinaria adecuada para que la operación de limpieza sea lo más sencilla y eficaz posible.

Como regla general, suelen emplearse 3 sistemas de desatasco:

– Las máquinas hidrolimpiadoras con agua a presión.

Estas máquinas impulsan agua a través de un conducto que se introduce en la tubería. Normalmente tienen una tobera final con diferentes puntas que ayudan a dirigir mejor el chorro de agua y a perforar el tapón. Es importante que puedan regular la presión del agua, porque una presión excesiva puede ocasionar roturas en la instalación.

– Los succionadores de lodos.

A la vez que se rompe el tapón hay que extraer los residuos de la tubería. Mediante un conducto, en ocasiones el mismo que el de impulsión, se absorbe el agua introducida junto con los residuos troceados.

Con frecuencia se emplea un furgón o cuba combinando ambas operaciones, de manera que se dispone de dos depósitos, uno para la impulsión y el otro para la recogida.

– Los muelles.

Este tercer sistema es de carácter más doméstico, aunque igualmente efectivo en su ámbito. Los muelles son capaces de recorrer las tuberías y sus codos arrastrando en su salida los residuos que originan los tapones.

Medios accesorios importantes

Previamente a la limpieza se debe localizar exactamente dónde está el atasco sin necesidad de excavar. Solo de esta manera la limpieza será asequible y eficaz. Para ello hay muchos sistemas que pueden combinarse:

– Los videoscopios o cámaras que se introducen en las tuberías y nos permiten ver en su interior.

– Localizadores de ultrasonidos para verificar dónde está exactamente la cámara en cada momento.

– Uso de cámaras termográficas que permiten detectar las fugas por debajo del terreno y señalan el trazado de la instalación.

– Sistemas de sellado de fugas desde el interior de la tubería.

– Globos para realizar pruebas de estanqueidad.

Todo ello facilita un diagnóstico exacto y la adecuación de los medios para optimizar la limpieza del saneamiento previniendo sorpresas desagradables.

COMPARTE

Deja un comentario