en

Inspección de tuberías con cámara termográfica

La innovación en el ámbito de la fontanería también nos ayuda en nuestro día a día, como es el caso de las cámaras termográficas.

Hace años, cuando una tubería fallaba, no había más remedio que levantar su recorrido hasta encontrar dónde estaba el problema para poder solucionarlo. Hoy, gracias a la cámara termográfica, la inspección de tuberías es mucho más rápida y limpia: al entrar a revisar las tuberías con la cámara, no hay que picar más allá del lugar dónde está la avería, y así puede repararse.

La cámara termográfica

Este tipo de cámaras llegan donde el ojo humano no lo hace. Y es que no es posible a simple vista determinar dónde se está produciendo la avería de una tubería, teniendo en cuenta que estas suelen ir tapadas en las paredes o en los suelos de los edificios.

Por tanto, cuando un profesional comentaba con un cliente la posibilidad de que la tubería estuviera dañada en algún sitio, este se echaba a temblar: días o semanas de obras antes de que se encontrase donde estaba el error, y más obras para repararlo y volver a dejar el inmueble habitable.

Gracias a las cámaras termográficas esto ya no es así. Estas herramientas permiten ver cualquier elemento u objeto que tenga una temperatura superior a cero. Es decir, nos permite ser un poco como Superman y ver a través de las paredes.

De esta manera, es posible determinar el estado de las tuberías y los sitios donde pueden encontrarse dañadas, y así solo levantar esa zona y arreglar las tuberías, con el consiguiente ahorro de molestias, tiempo y dinero para los clientes.

Reparación de tuberías con cámara termográfica

Este tipo de cámaras se utilizan en muchos trabajos, como por ejemplo, para determinar dónde se rompe el puente térmico en una vivienda, los fallos en el aislamiento, las fugas de aire, las zonas por donde entran humedades o fallos en la instalación eléctrica.

Pero las cámaras térmicas también son muy utilizadas por las empresas con más experiencia en fontanería. Y es que, gracias a ellas, se pueden encontrar fallos en los circuitos por donde va el agua caliente y saber por ejemplo por qué está fallando un radiador sin tener que picar toda la instalación.

Y es que las cámaras termográficas detectarán dónde se está produciendo esa fuga de agua caliente y la harán visible para el ojo humano. Simplemente se dirigirá la cámara a la pared o paredes afectadas y ella transformará lo que a primera vista es solo eso, una pared, en un mapa de las tuberías que pasan por ella. Si hay una fuga de agua caliente, será visible para el ojo humano a través de la pantalla.

Por esto, si tienes problemas en tu instalación de calefacción o agua caliente, antes de contratar a un profesional, asegúrate de que cuenta con los aparatos medidores más profesionales y punteros en el mercado, como son las cámaras termográficas. Nosotros disponemos de este sistema con la última tecnología. ¡Pide tu presupuesto sin compromiso!